Twitter Fs

Ministerio de Ambiente – Reglamento de Calidad de Aire – Decreto Nro. 135/021

Ponemos en su conocimiento que el día 13 de mayo de 2021, se publicó en el Diario Oficial, el Decreto Nro. 135/021 (en adelante, el “Decreto”), que aprueba el Reglamento de Calidad de Aire (en adelante, el “Reglamento”), emitido por el Ministerio de Ambiente, en conjunto con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, el Ministerio de Industria, Energía y Minería y el Ministerio de Salud Pública con fecha 04 de mayo de 2021, por medio del cual se establece como objetivo “[…] la protección del ambiente a través de la prevención de la contaminación del aire, mediante el establecimiento de objetivos de calidad de aire para disminuir los riesgos para la salud humana y los ecosistemas, y la fijación de límites máximos de emisión, tanto para fuentes fijas como móviles”, según dispone el artículo primero del Reglamento.

Tal como establece la exposición de motivos del Decreto, era un faltante en nuestro país la regulación sobre los niveles de calidad de aire, que eviten la contaminación aérea; si bien fue aprobado en el año 2012 (y revisado en los años 2014 y 2019) un documento técnico que esbozaba los parámetros a tener en cuenta para la tramitación de autorizaciones ambientales ante la ex Dirección Nacional de Medio Ambiente del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

Sin perjuicio de este documento técnico no existía una norma legal -coercitiva- que lo regulase, salvo por lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley de Protección del Medio Ambiente Nro. 17.283, que disponía una prohibición general.

A continuación, detallamos las principales características del nuevo Reglamento, sobre el que recomendamos su lectura pormenorizada.

  1. Obligación de No Hacer.

 

El artículo 3 del Reglamento establece el deber para todas las personas físicas y jurídicas de “[…] prevenir, evitar, mitigar o minimizar las emisiones a la atmósfera de gases o partículas de las que sea responsable […]”.

  1. (b)Definiciones.

El artículo 4 del Decreto define que se concibe por “Aire Ambiente”, entendiendo que es el: “[…] aire exterior que conforma la tropósfera, con exclusión de los lugares de trabajo, aun abiertos, a los que el publico no tiene acceso habitualmente y donde se entiende que existen otras medidas que aplicar para la seguridad laboral y la protección de la salud de los trabajadores. No queda comprendido, por tanto, el aire de los espacios interiores, sean éstos accesibles o no al público, fijos o móviles, naturales o artificiales(el subrayado nos pertenece). 

El artículo 10 del Decreto define tanto la “Fuente Fija Puntual” como las “Fuentes Fijas Difusas”. 

La primera es: “[…] cualquier edificación o instalación donde se realizan operaciones que dan origen a la emisión al aire de compuestos que se evacúan o liberan por una chimenea o lo que oficie como tal”; mientras que las segundas son: “[…] aquellas emisiones que no se encuentran canalizadas a través de un punto de descarga, como las que provienen de la manipulación de sustancias volátiles (como los solventes), emisiones de gases olorosos, fugas de equipos, tanques de mezcla, liberación de polvo por operaciones de transporte, emisiones generadas en unidades de tratamiento de efluentes y residuos o en almacenamiento de materiales sólidos, entre otros”.

Por último, el artículo 41 define los “Estándares de Emisión de Fuentes Móviles” como: “[…] los valores máximos de gases y partículas que un motor o vehículo puede emitir bajo condiciones normalizadas”.

  1. (c)Objetivos de Calidad de Aire.

El Decreto dispone dos (2) Tablas base -ya que luego para actividades específicas dispone tablas adicionales-: (a) la Tabla 1, que regirá a partir de la publicación del Decreto y hasta el 31 de diciembre de 2023; y (b) la Tabla 2, que regirá a partir del 01 de enero de 2024. Las Tablas contienen los objetivos de calidad de aire, entre ellos su establecimiento, actualización y complementación, guías, planes de acción e información sobre la misma.

Las Tablas serán actualizadas por el Ministerio de Ambiente de tanto en tanto. Se habilita a este Ministerio, a disponer parámetros adicionales, no pactados específicamente en el presente Reglamento. 

El Ministerio, asimismo, será el encargado de elaborar las guías necesarias para el debido cumplimiento de las condiciones pactadas en el Reglamento. 

  1. (d)Autorizaciones de Emisión.

Todas las entidades listadas en el artículo 35 del Reglamento deberán contar con la Autorización de Emisión. El Ministerio de Ambiente, cuenta con seis (6) meses -a partir de la publicación del Decreto, es decir, a partir del día 13 de mayo de 2021- para disponer al público los requisitos para solicitar la Autorización de Emisión.

Esta autorización, una vez concedida por el Ministerio, tendrá una vigencia máxima de tres (3) años, por lo que asumimos será discrecional del Ministerio la determinación del plazo de vigencia de la misma. 

Toda empresa que comience sus actividades, deberá requerir –previo al inicio de sus operaciones– esta Autorización de Emisión. Si se requiriesen Autorizaciones Ambientales Previas o Especial o de Operación, la Autorización de Emisión se tramitará conjuntamente con éstas.

Según dispone el artículo 39 del reglamento, para aquellas fuentes que no hubieran requerido autorizaciones ambientales: “[…] la Dirección Nacional de Medio Ambiente establecerá un cronograma por rubro de actividad, para que en un término no mayor a 3 (tres) años, presenten la solicitud de Autorización de Emisión y los planes de adecuación en los casos que corresponda (el resaltado y subrayado nos pertenece). 

Mientras las que si hubieran requerido ya autorizaciones ambientales: “[…] deberán presentar en los casos que corresponda, un plan de adecuación a los estándares de emisión al solicitar la renovación de la autorización ambiental respectiva (el resaltado y subrayado nos pertenece).

  1. (e)Monitoreo de cumplimiento.

Sin perjuicio del control de debido cumplimiento que realice el Ministerio de Ambiente, cada uno de los titulares y/o responsables de las fuentes deberá instaurar medidas de control -monitoreo- de la calidad del aire, para constatar que no se encuentran en infracción de esta normativa, siempre que las emisiones provengan de fuentes fijas.

Lo cierto, es que según dispone el Reglamento -en su artículo 40- el titular de la fuente de emisión será responsable por el daño que las emisiones produzcan al ambiente.

  1. (f)Estándares de Emisión.

Según establece el artículo 11 del Decreto, las medidas son aplicables dentro de los siguientes ramos de actividad:

  1. Combustión para generación de energía;
  2. Fabricación de Clinker y cal;
  3. Co-procesamiento en hornos de Clinker;
  4. Fabricación de papel y celulosa;
  5. Fabricación de ácido sulfúrico y fertilizantes;
  6. Refinación de petróleo;
  7. Fundición de metales y acería;
  8. Incineración de residuos; y
  9. Otras actividades no comprendidas en las anteriores.

Por su parte, el artículo 12 del Decreto, establece que su normativa no es de aplicación para los pequeños emisores, entre los que lista:

  1. Los emisores comprendidos en el sector residencial, cuando se trate de viviendas unitarias o con sistemas de calefacción individual;
  2. Los emisores del sector residencial, servicios y comercio, que tengan asociados procesos de combustión con potencia térmica inferior a 0.5 MW (medio megawatt); y
  3. Los emisores de otras actividades que por su poca significación el Ministerio de Ambiente resuelva que deben integrarse a la categoría de pequeños emisores.
  1. (g)Tolerancia.

El artículo 32 del Reglamento dispone ciertos parámetros de tolerancia respecto de los parámetros de emisión:

  1. Monitoreos continuos: El noventa por ciento (90%) de todos los valores medios diarios de un año calendario deben estar por debajo de los estándares de emisión. Los valores medios diarios son el resultado del promedio de mediciones con una frecuencia de 10 minutos o menor. Ningún valor medio diario puede exceder en 130% (ciento treinta por ciento) del estándar de emisión.
  2. Monitoreos discretos: el valor límite de emisión corresponde al máximo establecido como estándar de emisión en el presente reglamento. A esos efectos, al momento de la toma de cada muestra, los emprendimientos deberán estar operando como mínimo al 90% (noventa por ciento) de la capacidad de operación promedio de los últimos 12 (doce) meses. Dicho porcentaje de operación deberá estar basado en los datos del tipo y consumo de combustible, de la producción o de la carga, según corresponda. 
  1. (h)Sanciones.

El artículo 55 del Reglamento establece las sanciones por el incumplimiento de esta normativa, remitiéndose -así como lo hace toda la normativa ambiental- al régimen general de sanciones pactado en el artículo 6 de la Ley Nro. 16.112, el artículo 15 de la Ley Nro. 17.283 y el literal C del artículo 294 y artículo 295 de la Ley Nro. 19.889.

El Reglamento dispone específicamente para estos casos, un listado de sanciones por infracciones graves, entre las cuales se encuentran, el incumplimiento del monitoreo de calidad, o la obstaculizar la labor de control del Ministerio de Ambiente, entre tantas otras.

Las multas que pudieran imponerse, serán cuantificadas de la siguiente forma: a) Infracciones Leves: entre 10 (diez) y 1.000 (un mil) UR (unidades reajustables); b) Infracciones Leves cuyas consecuencias van más allá de un mero incumplimiento administrativo: entre 100 (cien) y 5.000 (cinco mil) UR (unidades reajustables); c) Infracciones Graves (1º Infracción): entre 200 (doscientas) y 10.000 (diez mil) UR (unidades reajustables); y d) Infracciones Graves (2º Infracción y Siguientes): entre 500 (quinientas) y 100.000 (cien mil) UR (unidades reajustables).

Quedamos a disposición por cualquier aclaración y/o ampliación que necesiten. 

Fernández Secco & Asociados